REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Denuncian el acoso de las autoridades contra periodista venezolana Melissa Turibbi

Periodista Melissa Turibbi
Periodista Melissa Turibbi

Twitter

Este artículo fue publicado originalmente en rsf.org el 27 de octubre de 2016.

El 24 de octubre funcionarios allanaron el departamento de la conductora de TV venezolana Melissa Turibbi e hicieron destrozos. Esta grave violación a los derechos de la periodista, que ya había padecido el hostigamiento de las autoridades este año, se inscribe en un contexto de gran tensión en el país para la prensa de oposición.

El lunes 24 de octubre cinco agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), el servicio de espionaje y contraespionaje del gobierno venezolano, entraron al apartamento de Melissa Turibbi, conductora de un programa de TV para el canal de noticias Globovisión, sin autorización ni ninguna orden judicial. Los agentes buscaban a la periodista, que no se encontraba en el apartamento. Su hijo y la niñera, que estaban en la casa, presenciaron impotentes como los agentes registraban y rompían lo que encontraban en el lugar. El hijo de Melissa, que padece autismo, fue encerrado en una habitación durante la intrusión. Los agentes, que al parecer buscaban apoderarse de documentos personales de la periodista y, en particular, de su ordenador portable, no encontraron lo que buscaban y poco después abandonaron el domicilio.

Melissa Turibbi se especializa en temas políticos, es una periodista conocida en Venezuela, que se distingue por hablar con franqueza y por sus críticas a la política del gobierno de Nicolás Maduro, en particular en el programa 'Reportes Estelar', que conduce en el canal Globovisión. Esta no es la primera vez que la periodista enfrenta este tipo de presiones.

El 11 de febrero de 2016 Melissa sufrió un accidente de coche y perdió el conocimiento. Cuando recuperó la consciencia, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que la reconocieron le pidieron que los siguiera para realizar una serie de interrogatorios. La trataron con violencia, la insultaron, la esposaron y la acusaron de “resistencia a las autoridades”. Sin que le permitieran avisarle a su familia o a su abogado, fue llevada de una comisaría a otra, donde padeció aún más violencia física. Fue puesta en libertad hasta el siguiente día, tras haber pasado algunas horas en el hospital por problemas respiratorios. Melissa presentó una denuncia ante el Ministerio Público, pero hasta el momento no se ha dado seguimiento al caso.

“Reporteros sin Fronteras denuncia este grave incidente, que atenta contra los derechos fundamentales de la periodista Melissa Turibbi, y pide al gobierno que deje de acosar y censurar a los periodistas venezolanos, cualquiera que sea su postura política o la línea editorial del medio de comunicación para el que trabajan”, señaló Emmanuel Colombié, responsable del Despacho América Latina de RSF. “Los métodos utilizados por las autoridades para censurar a las voces que les molestan son inaceptables y muy preocupantes para el futuro de la prensa, en un país que de por sí ya atraviesa una gran crisis”, añadió.

RSF se puso en contacto con Melissa, quien decepcionada dice que ya no desea volver a hacer otra denuncia, puesto que la que presentó la vez anterior aún no es tratada. Melissa Turibbi conducía junto con Vladimir Villega el programa 'Melissa y Vladimir', pero el 24 de mayo de 2016 se retiró a la periodista del programa, después de que entrevistó al diputado Ricardo Sánchez, de oposición y muy crítico frente al ejército chavista. La periodista considera que la retiraron del programa debido a presiones directas del gobierno.

Manifestaciones bajo gran tensión

Venezuela atraviesa una profunda crisis económica y social. Recientemente la oposición llamó a una huelga general y miles de personas se han manifestado en Caracas y en todo el país en las últimas semanas. En medio de esta tensa situación, se han registrado numerosos ataques contra la prensa. El domingo 23 de octubre, durante una sesión extraordinaria en la Asamblea Nacional, un grupo armado de chavistas entró por la fuerza en el hemiciclo para interrumpir los debates. Tres periodistas fueron amenazados con armas de fuego, se registraron numerosos robos de equipo –entre ellos, de chalecos antibalas–, y un periodista fue agredido.

La organización local Espacio Público informó que el miércoles 26 de octubre el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) del aeropuerto internacional de Caracas prohibió entrar al país a los periodistas Ricardo Burgos, Leónidas Chávez y Armando Muñoz (peruanos, del canal Televisa), así como al fotógrafo Rodrigo Abd (argentino, de la Associated Press), que iban a cubrir una gran manifestación contra el gobierno. Fueron deportados porque las autoridades consideraron que no tenían una visa de trabajo válida. RSF ya había denunciado estos métodos la víspera de las protestas masivas del 1 de septiembre pasado.

Al menos diez periodistas fueron agredidos en las manifestaciones del 26 de octubre, según datos de Espacio Público.

Venezuela se encuentra en el lugar 139, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por RSF en 2016.

Último tweet:

Interview with Turkish journalist Can Dündar: Erdoğan’s lacerated Turkey https://t.co/K1WCBoboMP @SEENPM_org… https://t.co/KlMrGBeQaU