REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

El juego de desinformación en Venezuela: medios oficiales no cubren protestas populares en operativo conjunto

Magazines matutinos, cobertura Antigolpe y el Chavo del 8 coparon los medios venezolanos mientras en las calles asesinaron a tres personas durante las protestas.

La policía utiliza bombas lacrimógenas durante una protesta en Caracas, Venezuela, el 19 de abril de 2017
La policía utiliza bombas lacrimógenas durante una protesta en Caracas, Venezuela, el 19 de abril de 2017

AP Photo/Ariana Cubillos

Este artículo fue publicado originalmente en ipysvenezuela.org el 22 de abril de 2017.

Una hora y treinta y tres minutos de duración tuvo la cadena presidencial el 19 de abril de 2017, día de los 207 años del grito de independencia nacional. La alocución de transmisión obligatoria para los medios audiovisuales cerró una jornada de censura en la televisión venezolana e impuso el discurso oficial como única voz. Mientras tanto, en las calles de los 24 estados se registraban manifestaciones por la crisis institucional, que concluyeron con el asesinato de tres personas y la detención arbitraria de más de 500 manifestantes.

Antes de las 3:07 de la tarde, hora en la que inició la cadena, los medios estatales bajo la batuta de Venezolana de Televisión (VTV) transmitieron de manera ininterrumpida, desde las 9 de la mañana, la manifestación convocada por Nicolás Maduro en la avenida Bolívar, en el centro de Caracas. Nada fuera de ese evento tuvo cabida en la televisión pública venezolana. Los medios privados hicieron el coro a la televisión oficial en distintos momentos del día, especialmente el canal Globovisión, con enlaces esporádicos con la señal de VTV.

Después de la cadena presidencial, a las 4:42 de la tarde, continuó la normalidad: Venevisión recapituló la serie El Chavo del 8, Televen un capítulo del show Se ha dicho. VTV siguió con su operativo anti-golpe y Tves -en la señal del canal 2, antiguo RCTV- retransmitió "Hechizada".

Los medios privados, se inclinaron por la transmisión en día feriado de su programación habitual: magazines matutinos, series extranjeras y bloques de novelas, ajenos la mayor parte del día (entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde) a la manifestación opositora que salió de 26 puntos de la ciudad de Caracas, con el propósito de llegar a la Defensoría del Pueblo para denunciar la anulación del parlamento por parte del TSJ, exigir al gobierno presentar el calendario de elecciones, así como la apertura de un canal humanitario y la liberación los presos políticos.

La desinformación a la carta de los canales privados Venevisión y Televen impidieron al ciudadano conocer lo que ocurría en las calles de un país que en las últimas semanas ha visto alterada su cotidianidad por la agudización de la crisis institucional y política, que tiene su reflejo en las protestas ciudadanas.

A las nueve de la mañana, cuando la movilización oficialista se desarrollaba en el distribuidor La Bandera, la parroquia Caricuao, Agua Salud y la Avenida Urdaneta, de acuerdo a las cámaras fijas del canal del Estado Venezolana de Televisión (VTV), otras avenidas de Caracas se encontraban militarizadas, los accesos hacia el centro de la ciudad donde descansa la sede la Defensoría del Pueblo bloqueados por las fuerzas de seguridad, el Metro de Caracas mantenía desde las 5 de la mañana el cierre de 19 de las 30 estaciones del sistema, y el transporte público prestaba sus servicios de forma parcial. Sin embargo, los principales canales privados de televisión tenían al aire su programación de variedades, y el canal de información Globovisión realizaba en ese período enlaces esporádicos a la señal de VTV. Este panorama presentado por la televisión nacional no varió mucho a lo largo del día.

A las 10:55 de la mañana Globovisión se enlazó una vez más a la señal de VTV para mostrar la algarabía oficial. Venevisión transmitía Portada's y Televen la serie juvenil Austin y Ali. En ese mismo momento se comenzaba a viralizar en las redes sociales, como información no confirmada, que un joven estaba herido de bala por presuntos civiles armados en la Plaza La Estrella de San Bernardino, uno de los puntos de la concentración opositora.

Este hecho no fue mencionado por los medios del Estado, centrados en cubrir la convocatorio oficialista. Venevisión minutos después de las 11 de la mañana emitió un avance informativo con declaraciones que un día antes hizo el ministro para la defensa Vladimir Padrino López. Mientras, Globovisión, citando la nota de su portal web, hizo una mención superficial a la situación en San Bernardino. Dijeron que fue "dispersada la manifestación" y un joven habría resultado herido.

Alrededor de las 11:45 minutos Televen realizó un avance informativo desde la Clínica El Ávila, donde por vía telefónica se confirmó que el joven había sido herido de bala y era intervenido quirúrgicamente.

Más tarde familiares y medios de comunicación digitales confirmaban la muerte del joven a manos de personas no identificadas a bordo de motocicletas, que dispararon en dirección a los manifestantes. Carlos José Moreno Barón, de 17 años, declararon sus familiares, no participaba en la manifestación e iba de paso, camino a un juego de fútbol.

Las declaraciones del alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, la canciller de la República, Delcy Rodríguez, el defensor del Pueblo, Tareck William Saab y el diputado y secretario del partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup dando sus puntos de vistas de las manifestaciones también tuvieron su aparición en la agenda noticiosa de los medios de comunicación nacionales ese día. La voz ciudadana estuvo ausente de esta cobertura.

La represión con bombas lacrimógenas contra la marcha opositora, que avanzaba en Bello Monte y Chacaito, comenzó justo cuando los canales privados transmitían el último bloque de las novelas de la una de la tarde y Vladimir a la 1, en Globovisión, cerraba su entrevista con el excandidato presidencial Claudio Fermín. En contraste, las cadenas de noticias internacionales El Tiempo Televisión de Colombia -canal 773- y Todo Noticias de Argentina -canal 716-, que transmitían en vivo la jornada de protestas en las calles de Caracas hasta que alrededor de las 2:30 de la tarde, fueron repentinamente censuradas de la señal de Directv Venezuela, una de los servicios de TV por suscripción de mayor alcance en el país.

La acción de la PNB y la GNB impidió una vez más que la manifestación llegara a su destino y obligó a muchos manifestantes a cruzar el caudal del río Guaire, canal de aguas negras de la capital del país, para escapar de la represión con gas pimienta. Las novelas continuaron hasta que fueron interrumpidas por la cadena presidencial.

Junto con Carlos Moreno, el 19 de abril de 2017 en Venezuela fueron asesinadas por disparos de bala dos personas más en el contexto de las manifestaciones: Paola Ramírez (24), en San Cristóbal, y Niumar José Clemente Barrios, funcionario de la GNB, en San Antonio de los Altos, ciudad ubicada en las adyacencias de Caracas. Ese día 521 personas fueron detenidas por manifestar de acuerdo a un balance de Foro Penal Venezolano y se registraron 136 manifestaciones pacíficas en los 24 estados del país, cifra del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. Estos incidentes no fueron televisados.


La radio estuvo de día festivo

La radio se quedó de júbilo el día de la firma de la independencia de Venezuela. Este 19 de abril privó el silencio en un día de asueto nacional. El descanso fue forzado y se impuso por encima del interés noticioso e informativo a propósito de las movilizaciones de sectores de la oposición y oficialistas.

A lo largo del día, la mayoría de las emisoras de Caracas evitaron la cobertura y se negaron a informar sobre las 136 manifestaciones pacíficas que se registraron en el país, de acuerdo a los datos del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Mientras funcionarios policiales, militares y colectivos armados reprimían las protestas ciudadanas, en las que murieron tres personas, la realidad en el ecosistema radial de Caracas parecía ser otra. Las parrillas estaban llenas de música y cuñas publicitarias, como cualquier día de asueto. Al menos 30 de las 34 estaciones que IPYS Venezuela monitoreó entre las 5 y 6 de la tarde, no informaban sobre los hechos violentos que ocurrieron en diversos estados del país.

A esa hora, Actualidad 90.3 FM, emisora privada del circuito Unión Radio, era la excepción. Mantuvo su programación habitual a diferencia del resto de las emisoras de la misma corporación, con espacios informativos y de opinión, que a lo largo del día dieron cuenta de lo que ocurría en las calles, a través de contactos en vivo con sus corresponsales en las principales ciudades del país.

Los espacios de entrevistas de esta emisora abrían sus micrófonos para que opositores y oficialistas dieran su visión de los hechos. Informaron sobre sucesos de represión y uso de bombas lacrimógenas por parte de los cuerpos de seguridad como medida de dispersión de las protestas. También, hubo voceros de partidos políticos que informaron sobre la agenda de exigencias y movilizaciones, así como activistas de organizaciones no gubernamentales que relataban la situación de derechos humanos.

Mientras el zapping avanzaba solo se encontraban tres emisoras más que referían las movilizaciones de calle. La señal de Radio Nacional de Venezuela era un amplificador de los mensajes oficiales y tenía un “Operativo especial antigolpe”. La transmisión salía por las ondas de 91.1 FM, y se retransmitía por 101.1 FM, cuya gestión la tiene el medio comunitario Radio Libre Negro Primero. A las 5:30 de la tarde, acompañado por la fanfarria militar, el locutor de guardia exclamaba en nombre de los simpatizantes oficialistas: “Hoy salimos a la calle todos los que creemos en el proceso revolucionario a defender la patria”. También justificaba las movilizaciones a favor del gobierno, como si se tratara de una guerra.

La programación avanzaba, y se repetía a través de esta señal de la principal estación de servicio público del Estado, la cuña "Mi voto es por Maduro". Más temprano, a las 2 de la tarde, la ventana de RNV servía de tribuna para que Pedro Carreño, diputado del parlamento por el Partido Socialista Unido de Venezuela, defendiera la revolución y justificara el plan "antigolpe" que promovió el gobierno para tratar de restringir las manifestaciones ciudadanas.

Las imágenes y las incidencias de la manifestación opositora censuradas en la pantalla nacional fueron reflejadas en las portadas de los 10 diarios nacionales monitoreados por Ipys Venezuela. El Nacional, El Universal, 2001, El Informador de Lara y el diario La Voz publicaron grandes fotografías de las manifestaciones y destacaron la jornada como cívica. Otros diarios como Notitarde, El Clarín y Últimas Noticias, de tendencia oficialista, privilegiaron el discurso gubernamental. La Voz y El Informador de Lara pusieron el foco en los asesinatos y detenciones durante la jornada de protesta en la que también se puso cortapisas a la labor periodística con acciones de hostilidad, intimidación, intoxicación por gases lacrimógenos, robos, agresiones físicas y ataques contra los medios de comunicación social, perpetradas en su mayoría por las fuerzas de seguridad del Estado y grupos parapoliciales.

Al menos 19 trabajadores de la prensa resultaron afectados por estas acciones, de acuerdo al registro de IPYS Venezuela. Ese día, 18 casos de violaciones a la libertad de expresión e información ocurrieron en el país, entre ellos un ataque a la sede del diario Nuevo Día en el estado Falcón y la detención de un periodista en el estado Nueva Esparta por ejercer su labor, horas después fue dejado en libertad.

A lo largo del día usuarios de internet reportaron a IPYS Venezuela lentitud en la conectividad y en las regiones se denunciaron interrupciones del servicio o fallas que impedían la carga de elementos multimedia y la normal interacción en redes sociales. Situación que incrementó la zozobra y la desconexión.

La desinformación, mientras tanto, corrió por las calles de Venezuela y los ciudadanos sufrieron las consecuencias con rumores y noticias falsas que compartían los ciudadanos en las redes sociales y servicios de mensajería de texto.

Último tweet:

IFEX, @APC_News & 64 CSOs urge the #HRC36 to monitor criminalization of #digital comms https://t.co/5zlPSZqRfa @globalfreemedia @KPontbriand