REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Perfil de Nguyen Ngoc Nhu Quynh

Una bloguera política en un país donde están prohibidos los blogs políticos, Nguyen Ngoc Nhu Quynh ha sido encarcelada por su compromiso a decir la verdad.

Facebook/Nguyen Ngoc Nhu Quynh

"En el interior de Vietnam contamos con una red para luchar por la libertad de expresión y para tratar de difundir la verdad al mundo".


Nguyen Ngoc Nhu Quynh en una entrevista de 2015

Nguyen Ngoc Nhu Quynh, conocida en Internet como Me Nam ('Hongo Madre'), es una de las más famosas blogueras disidentes de Vietnam. El 29 de junio de 2017 fue condenada - bajo lo establecido en el artículo 88 del Código Penal- por hacer "propaganda contra la República socialista de Vietnam", y se le sentenció a una condena de diez años de prisión. Su juicio duró sólo un día. Había sido detenida en un régimen de incomunicación desde el 10 de octubre de 2016.

Quynh, cuyo nombre en línea proviene del apodo de su hija menor ("Hongo"), escribe blogs desde 2006. Sus notas tratan sobre las injusticias sociales, temas políticos y problemas medioambientales de Vietnam. Es también una de las co-fundadoras de la Red Vietnamita de Blogueros. Quynh publica tanto en su blog como en plataformas operadas por exiliados, como en la de Dan Lam Bao. La bloguera ha recibido numerosos premios por su trabajo, incluyendo el premio Hellman/Hammett para el 2010, el Premio al Defensor de los derechos civiles del 2015 y el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje (International Women of Courage Award) del 2017.

El trabajo de Quynh es de vital importancia en Vietnam, donde los medios de comunicación están estrechamente controlados y donde no se tolera la disidencia política. Para Quynh y otros disidentes, Internet es la única vía eficaz para eludir la censura del Estado y comunicar las críticas al gobierno directamente al público.

Por estos motivos, no es de extrañar que el gobierno autoritario de Vietnam trabaje duro para restringir la libertad en Internet. El Ministerio de Seguridad Pública cuenta con una unidad dedicada al monitoreo de Internet, que busca controlar las actividades en línea de los ciudadanos de Vietnam a través de una mezcla de vigilancia y regulación. El gobierno ha emitido una serie de regulaciones restringiendo la libre expresión en línea, como el Circular N° 7 (2008) del Ministerio de Información (que prohíbe a blogueros publicar sobre política, secretos de Estado, o seguridad nacional), o la orden de instalar software de monitoreo de Internet en todos los ordenadores de todos los cibercafé en Hanói, vigente desde 2010. Además, cualquier persona que visite un cibercafé tiene que presentar una identificación con foto y sus actividades en línea son registradas por el propietario de la cafetería.

Antes de su arresto en 2016, las autoridades vietnamitas ya habían acosado a Quynh durante varios años: en varias ocasiones había sido asaltada, amenazada y se le prohibió viajar debido a sus blogs. En 2009, después de que publicó una nota criticando la política exterior del gobierno con respecto a una disputa territorial con China, Quynh fue detenida e interrogada durante nueve días; también se la presionó para que cerrara su blog. Tras su liberación, Quynh fue objeto de vigilancia altamente intrusiva por parte de las autoridades de su país.

Esta vigilancia era parte de un ataque en dos frentes que el gobierno lanzó contra blogueros y activistas de Internet (nacionales y en exilio) en 2010. La estrategia combinaba las largamente utilizadas técnicas de intimidación con tácticas digitales del siglo XXI; durante los dos primeros meses de esta campaña, al menos siete blogueros fueron detenidos. Las tácticas más modernas incluyen ataques cibernéticos a los blogs críticos al gobierno y el uso de software malicioso para infectar y controlar los ordenadores de los blogueros disidentes. Las autoridades también utilizan estos ordenadores infectados para lanzar ataques de denegación de servicios distribuidos (DDoS) en otras máquinas. Neel Mehta, bloguero para el equipo de seguridad de Google, estima que decenas de miles de computadoras podrían haber sido afectadas.

Al momento de su detención en 2016, Quynh visitaba al activista Nguyen Huu Quoc Duy en prisión. Se afirma que la policía forzó a Quynh a ingresar a un coche luego de lo cual fue conducida a su casa. Allí, confiscaron su teléfono móvil, equipo informático y pancartas en protesta de un reciente derrame de desechos tóxicos. Luego fue transferida a un centro de detención policial, acusada de "realizar propaganda", donde se la dejó incomunicada y sin acceso a su abogado hasta nueve días antes de su juicio, en junio de 2017.

La noticia de la detención de Quynh indignó a la comunidad internacional de derechos humanos. En cuestión de días, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, instó a que los cargos en contra de Quynh se retiraran y que fuera liberada. En marzo de 2017, cinco relatores especiales de la ONU publicaron una declaración conjunta condenando los cargos y las duras condiciones bajo las cuales se mantenía privada de libertad a la bloguera.

Apenas unos días antes del juicio de Quynh, su madre informó que además de que se le ha impedido visitar a su hija en la cárcel, ella también había sido sometido a vigilancia.

Pero Nguyen Ngoc Nhu Quynh es resistente. Donde otros han cedido ante la presión de las autoridades, ella se negó a ser silenciada. Como lo demuestra en una entrevista de 2015, tanto sus motivos como el conocimiento de los posibles riesgos que conllevan sus acciones, siempre han sido claros para ella:

"El papel de la Red Vietnamita de Blogueros es intentar conectar a todos los blogueros, para que podamos protegernos y hacer escuchar nuestra voz juntos. Esto significa que en el interior de Vietnam tenemos una red para luchar por la libertad de expresión y tratar de difundir la verdad al mundo. Creo que pongo mi familia y vecinos en una situación [difícil] cuando levanto mi voz. La gente me pregunta, '¿Por qué haces eso? ¿Por qué no te quedas en silencio al igual que los demás y vives una vida normal? [Nosotros] tenemos un papel que debemos cumplir: publicar la verdad... lo hago por el futuro de mis hijos".

Según su abogado, Quynh tenía 15 días desde la fecha de su convicción, el 29 de junio, para apelar su caso.

Última actualización: 30 junio 2017

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

34 NGOs call on the govt of #Ghana to ensure its citizens' right of #AccesstoInfo https://t.co/IgSazH7vUR @a2i_bd… https://t.co/pFC30as1vx