REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Las autoridades liberan a periodistas por temor a disturbios similares a los de Túnez

Manifestantes sostienen carteles con el retrato de la periodista y activista Tawakul Karman durante una protesta frente a la oficina del ministro de Justicia en Sana'a el 23 de enero
Manifestantes sostienen carteles con el retrato de la periodista y activista Tawakul Karman durante una protesta frente a la oficina del ministro de Justicia en Sana'a el 23 de enero

Reuters/Khaled Abdullah Ali Al Mahdi

Enfrentadas a furiosos manifestantes y la posibilidad de un levantamiento al estilo del de Túnez, las autoridades yemenitas repentinamente liberaron a numerosos periodistas y activistas de derechos humanos arrestados durante el fin de semana, informan la Arabic Network for Human Rights Information (Red Árabe por la Información de Derechos Humanos, ANHRI), Reporteros sin Fronteras (RSF) y la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Al igual que argelinos, egipcios y otros ciudadanos inspirados por los disturbios en Túnez, los yemenitas han estado tomando las calles durante las últimas semanas para desafiar el régimen de 32 años del presidente Ali Abdullah Saleh. El Parlamento anunció recientemente que está considerando relajar las reglas sobre los límites al periodo presidencial, lo que suscitó inquietudes entre la oposición de que Saleh pudiera intentar nombrarse presidente vitalicio.

El 23 de enero, la directora de Mujeres Periodistas Sin Cadenas (WJWC) y líder visible de las protestas, Tawakul Karman, fue aprehendida por policías en ropa de civil y llevada a la cárcel, dicen los miembros de IFEX. Fue acusada de "incitar al desorden y al caos" y organizar protestas y marchas no autorizadas, y fue liberada 30 horas después con la condición de que no volviera a infringir "el orden público y la ley", dice RSF.

Durante su detención, miles de yemenitas participaron en un sentón frente a la fiscalía y exigieron su liberación, así como la de otros manifestantes, informa RSF.

Horas después de ser liberada, Karman volvió a las manifestaciones y prometió continuar luchando para derrocar a Saleh. "Continuaremos esta lucha y la Revolución de Jazmín hasta desmontar este corrupto sistema que saqueó la riqueza de los yemenitas", dijo a una multitud de una 1,000 personas el 24 de enero, refiriéndose al levantamiento que depuso al presidente tunecino Zine al Abidine Ben Ali este mismo mes.

Aqil Al-Halali, un corresponsal para el periódico de Emiratos Árabes Unidos "Al-Ittihad", fue brevemente arrestado e interrogado el 24 de enero por cubrir una marcha de apoyo a Karman en Sana'a, informa RSF.

Los informes noticiosos locales afirman que además de las liberaciones, Saleh ha estado ofreciendo muchas concesiones para evitar una Revolución de Jazmín, desde reducir los ingresos sobre la renta a la mitad a dar instrucciones de controlar precios a su Gobierno.

En un caso separado, el reconocido periodista yemenita Abdulelah Hider Shaea fue sentenciado a cinco años por sus conexiones con al-Qaeda, informan la ANHRI, RSF, la FIP y otros miembros de IFEX.

Shaea, que frecuentemente aparecía en Al-Yazira como comentarista, fue detenido el 16 de agosto de 2010, cuando un grupo de solados irrumpió en su casa en Sana'a y confiscó sus notas y computadoras. Ha sido mantenido en confinamiento solitario en un centro de detención de un organismo de inteligencia en Sana'a desde su arresto.

Por haber tenido conocimiento interno de grupos islamistas como al-Qaeda durante su carrera, fue encontrado culpable de "pertenecer a una organización ilegal armada" y "reclutar a jóvenes, incluso extranjeros, para la organización, al comunicarse con ellos a través de Internet", informan los miembros. El tribunal dictaminó además que tras su liberación Shaea tendría prohibido salir de Sana'a durante dos años.

Según informes noticiosos, el presidente Saleh se ha vuelto un aliado clave de EE. UU. desde que Yemen se volvió una plataforma de lanzamiento para los ataques contra Occidente de parte de al-Qaeda en la Península Arábiga (el ala local de al-Qaeda en Yemen). Pero a pesar de ganar las elecciones en 1999 y 2006, Saleh es considerado por muchos yemenitas como el líder de un Gobierno corrupto y un títere del antiterrorismo de EE. UU.

Shaea se negó a apelar, y acusó a los tribunales de estar coludidos con las fuerzas de seguridad.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Balance a 10 años de la ley de acceso a la información pública: @CAinfouy propone reforma https://t.co/SdEcs6sede… https://t.co/cWEq1kfmRG