REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Treinta miembros de IFEX hacen llamado a Saleh para que detenga los abusos contra libre expresión

Treinta miembros de IFEX se reunieron para condenar las agresiones contra periodistas y la libre expresión en Yemen, donde un periodista fue muerto y docenas más han sido atacados desde el estallido de los disturbios en enero.

En una carta abierta dirigida al presidente Ali Abdullah Saleh, los miembros "piden a las autoridades yemenitas que detengan inmediatamente todos los ataques contra los medios y garanticen la protección y seguridad de los periodistas que cubren los acontecimientos en el país".

Jamal al-Sharaabi, un reportero gráfico del semanario independiente "Al-Masdar", fue una de las 52 personas asesinadas por las fuerzas de seguridad que abrieron fuego el 18 de marzo contra una manifestación en Sanaa contra el régimen de 33 años de Saleh. Los relatos describieron a al menos algunos de los pistoleros como francotiradores. Varios cientos de civiles más fueron heridos, entre ellos un reportero gráfico, que trabaja para el servicio árabe de la BBC, quien no fue identificado por su nombre, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Saleh declaró unas horas después el estado de excepción, que suspende la Constitución, permite la censura a los medios, prohíbe las manifestaciones en las calles y da a las fuerzas de seguridad amplios poderes para arrestar y detener a sospechosos sin proceso judicial, dice Human Rights Watch.

El Sindicato de Periodistas de Yemen (YJS) tiene documentados más de 50 agresiones contra periodistas desde que los disturbios políticos comenzaron en enero, entre ellas secuestros, ataques, confiscación de equipo y amenazas de violencia.

Por ejemplo, Abdel Ghani al-Shamiri, ex director de la división de noticias en la televisión estatal de Yemen fue secuestrado de su casa en Sanaa por agentes de seguridad vestidos de civil el 31 de marzo, dicen el YJS y Reporteros sin Fronteras (RSF). El mes pasado, al-Shamiri había renunciado al partido gobernante y declarado su apoyo al levantamiento popular.

Al Yazira fue especialmente atacada. Desde el 24 de marzo, se ordenó el cierre de la popular estación de noticias y se despojó a los periodistas de su acreditación. La estación ha estado suministrando una amplia cobertura del levantamiento. Su cierre llego dos días después de que unos 20 pistoleros vestidos de civil allanaron la oficina de Al Yazira en Sanaa y confiscaron el equipo mientras la policía se limitaba a presenciar los hechos. Los corresponsales de Al Yazira han informado de numerosas amenazas de muerte y de violencia física en contra de ellos y sus familias, y algunos han sido expulsados, informa el CPJ.

El 23 de marzo, unos partidarios del Gobierno atacaron al camarógrafo de Al Yazira Mujib al-Suwailah y le rompieron un brazo mientras filmaba manifestaciones en Taizz, la tercera ciudad más grande de Yemen.

Las autoridades obstruyeron además la distribución de periódicos que contenían cobertura de las protestas, afirman los miembros. Los ejemplares de las ediciones del 17 y 18 de marzo de "Akhbar Al-Yom" fueron decomisadas en el aeropuerto de Sanaa para impedir que se enviaran al resto del país. El 15 de marzo, las autoridades impidieron la distribución de la edición más reciente del periódico de Adén "Al-Oumana" en la capital.

Human Rights Watch documentó ataques armados repetidos por parte de las fuerzas de seguridad y partidarios del Gobierno vestidos de civil contra manifestantes que han estado buscando la renuncia de Saleh. Durante los ataques ha habido al menos 82 personas muertas y cientos de lesionadas durante los ataques, según una investigación de Human Rights Watch. El 4 de abril, al menos seis fueron muertas cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra una manifestación contra el Gobierno en Taizz.

Último tweet:

88 organisations call on @Facebook to safeguard users' right to free expression by instituting human-moderated appe… https://t.co/wSMs5WpOJg